SI DECIDES MARCHARTE Y EL CUERPO…de Vida sin más

Tengo el gusto de presentarles un espacio nuevo al que he llegado a través de un “me gusta” a una entrada de una servidora. Se llama “vida sin más”. El título es bueno ¿verdad?

Como siempre, si les apetece háganle una visita… tiene tesoritos en sus habitaciones. 

Les comparto un par de ellos que luego enlazarán con otra colaboración recién recibida. 

SI DECIDES MARCHARTE …

Imagen

Si decides marcharte, que sea dando las gracias.
Si prefieres quedarte, que sea con el corazón dispuesto.
Si quieres aportar, que sea con palabras amables.
Si guardas silencio, que sea con una sonrisa acogedora.
Si opinas lo contrario, que sea brindando una mano abierta.
Si aspiras al cielo, que sea honrando a la tierra.
Si buscas brillar, que sea recordando a otros su luz.
Si triunfas, que sea compartiendo lo aprendido.
Si descubres tu misión, que sea con humildad.

Por si algún día decides despedirte.

Que puedas hacerlo con la cabeza alta.
Que puedas dejar un recuerdo dulce.
Que puedas partir con equipaje ligero.

Fuente: http://vidasinmas.wordpress.com/2013/10/25/si-decides-marcharte/

 

El cuerpo

Se lo dedico a todas aquellas mujeres que “no pueden” aceptar su cuerpo tal cual es.

Lo único que importa es sentir. Así lo siento también aunque a ratos también haya sido una niña tonta quejándome de esto o de lo otro. Gracias Cris. 

Gracias

“El cuerpo es como la tierra. Es una tierra en sí mismo. Y es tan vulnerable al exceso de edificaciones como cualquier paisaje, pues también está dividido en parcelas, aislado, sembrado de minas y privado de su poder. No es fácil reconvertir a la mujer salvaje mediante planes de remodelación. Para ella lo más importante no es cómo formar sino cómo sentir.

El pecho en todas sus formas desarrolla la función de sentir y alimentar. ¿Alimenta? ¿Siente? Entonces es un buen pecho.

Las caderas son anchas y con razón, pues llevan dentro una satinada cuna de marfil para la nueva vida. Las caderas de una mujer son batangas para el cuerpo superior y el inferior; son pórticos, son un mullido cojín, asideros del amor, un lugar detrás del cual se pueden esconder los niños. Las piernas están destinadas a llevarnos y a veces a propulsarnos; son las poleas que nos ayudan a elevarnos, son un anillo para rodear al amante. No pueden ser demasiado esto o demasiado lo otro. Son lo que son.

En los cuerpos no hay ningún ‘tiene que ser’. Lo importante no es el tamaño, la forma o los años y ni siquiera el hecho de tener un par de cada cosa, pues algunos no lo tienen. Lo importante desde el punto de vista salvaje es si el cuerpo siente, si tiene una buena conexión con el placer, con el corazón, con el alma, con lo salvaje. ¿Es feliz y está alegre? ¿Puede moverse a su manera, bailar, menearse, oscilar, empujar? Es lo único que importa …

Fuente: http://vidasinmas.wordpress.com/2013/10/22/el-cuerpo/

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en BELLEZA, FEMENINO, HUMANISMO y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s