Ponerse en los zapatos del otro

Y que no se nos olvide, también,  que cuando nos escuchemos juzgar a alguien ( y lo hacemos ¿a que sí?) ponernos en sus zapatos durante unas cuantas lunas (como decían los indios americanos)… y así nos enteraremos de las cosas. 

Gracias

Anuncios
Esta entrada fue publicada en CONSCIENCIA y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s