EL OBSERVADOR EN BioNeuroEmoción

En el viaje que me fue acercando a casa desde Barcelona me dio el rato también para escuchar dos partes de las 3 de una conferencia que dió Enric Corbera hace unos meses con el título de EL OBSERVADOR EN BIONEUROEMOCIÓN y que en su momento ví. A esas alturas todavía no había leído el libro con el mismo título. 

Bien, ahora ya he leído parte del libro y he vuelto a ver la conferencia: una sola en el tren y otra con el Finder en casa. Y cada vez que la escucho encuentro algo que no oí – físicamente no escuché, es alucinante – y entiendo mejor conceptos que la primera vez se me pasaron por alto o no entendí bien. 

Enric tiene ese don de explicar lo “difícil” de forma sencilla, así que explica algunos experimentos y teorías o explicaciones científicas que seguramente habrán escuchado o leído antes para después entender – sin posibilidad de duda – lo que en BioNeuroEmoción se emplea a la hora de entender qué hay detrás de ese síntoma, de esa enfermedad o detrás de ese problema relacional. 

Si la observación de partículas cuánticas determinaba cómo se conformaban esas partículas… imáginense qué pasa con nuestra observación de nosotros mismos, de el otro, de la vida… Es nuestra percepción la que va creando pasito a pasito eso que nos vamos encontrando en la vida y a lo que en muchos casos nos resistimos con uñas y dientes sin “saber” que es desde nuestro centro de donde brota la vibración que se convierte en circunstancias, vivencias, sucesos. O sea, que lo que veo, vivo, percibo… es en virtud de mi forma de ver, vivir, percibir.

Y eso que creemos que es tan propio, mi forma de vivir, … no lo es tanto: está lleno de valores, códigos, recuerdos… que me hacen ver, vivir y sentir en un sentido determinado. Hay lealtades familiares, por ejemplo, que no nos dejan hacer lo que verdaderamente sentimos porque sería como una traición al clan… Eso libertad, libertad no es ¿no? Pues así todo. 

Cuanto antes aprendamos a ser observadores conscientes de nuestro propio ser, de nuestros sentires, de nuestros pensamientos… antes podremos decidir libremente, sin la carga de todos esos programas que nos hacen decidir A o B sin que nosotros nos demos cuenta y la mayor parte en contra de nuestro verdadero ser.

Tanto en el libro como en la conferencia (el libro es más neutral de tono, para los que no les gusta el tono de Enric) nos invita a convertirnos en esos observadores conscientes para, de verdad, convertirnos en seres coherentes, pues es la coherencia entre lo que pienso – siento y hago lo que nos impulsará saludablemente. 

“Cuando sucede algo tengo un instante para decidir cómo me lo voy a tomar. Ese momento de decisión va a crear mi siguiente momento de realidad. Cuando menos podré elegir entre considerarme una víctima o preguntarme qué debo aprender de eso que me ocurre o para qué me ocurre lo que estoy viviendo”

Gracias viajeros por la posibilidad de compartir que tanto me alimenta y nutre. Espero que para ustedes también sea nutritivo.

Debajo de los vídeos incluyo algunas frases apuntadas mientras escuchaba la conferencia. Si alguien se anima a hacer transcripción… estaremos encantados de publicarlo en otra entrada. 

Graciassss

 

 

 

Algunas de las frases recogidas (disculpen, no están en orden porque las fui apuntando en el tren en los huecos de la agenda, ja, ja): 

 

Una persona iluminada no interacciona con el mundo porque no quiere cambiar el mundo. Sabe que el único que puede cambiar es él al no emitir juicios y así corta la comunicación con el mundo.

La coherencia perfecta es aquel que sabe estar entre el orden y el desorden. Y eso vendría de disponer de un pensamiento y mente cuántica:

–          Todos estamos unidos

–          Cuando condenas… te obligas a vivir tu condenación

Si te han echado del trabajo, es porque has creído que eso era posible y además tenías miedo de que sucediera.

Mientras yo esté emocionalmente involucrado en una situación… esa situación permanecerá.

El estado emocional es lo que hace que yo viva una realidad o viva otra.

Expiación: pido que deshagan mi error.

Una persona coherente es imposible que se ponga enferma.

No es el acto en sí, es como yo lo hago emocionalmente.

Lo que vale es declarar la emoción “que conste que yo no quiero ir”

La coherencia es un estado donde yo emocionalmente expreso quien quiero ser en cada momento y eso es el acto de amor más grande que te puedes hacer y puedes hacer al mundo.

En la coherencia todos los fotones tocan juntos como si fuera una orquesta y activan procesos corporales.

Yo puedo transformar el veneno en gloria y la gloria en veneno.

¿Para qué seguimos viviendo nuestra realidad? Ya que puedo transformar la realidad, ¿para qué vivo la misma?

Antes de cambiar por narices ¿por qué no lo hacemos conscientemente?

Vivimos con el miedo de que nos vamos a encontrar en la próxima esquina. Lo que te vas a encontrar lo has creado aquí cuando has hecho un juicio sobre algo y en la siguiente esquina te encuentras tu juicio en forma de una circunstancias o una persona…

–          “cuando decidiste hacer sí cuando querías hacer no…”

El gran arquitecto dice “¡ahí tienes todas las posibilidades! Tú vas a fijar una y yo que soy el arquitecto te la voy a poner para que la vivas”

CAMPO = Información = Ondas: Todo está ya ahí. Heredo la información – que puede venir de un programa – repito el programa y por lo tanto repito la enfermedad, la circunstancia… (programas como por ejemplo: “¿qué crees que el dinero nace en los árboles? ¿qué crees que el dinero no cuesta ganarlo?” … y así vivimos creyendo que cuesta ganar dinero, que hemos de sacrificarnos…

CAMPO = CONCIENCIA

Sana tu mente y tu cuerpo simplemente te seguirá.

El mayor regalo que puede hacerse una persona es vivir en coherencia (entre lo que pienso – siento – hago) y el otro que piense lo que le de la gana.

Hemos de resonar de otra manera:

–          No vamos a resonar con que la única forma de sanarme es esta o la otra.

El observador tiene que sanar su percepción: si la percepción es creer que alguien me hace daño… eso seguirá así.

Cuando una partícula del campo cuántico piensa que está separada, colapsa la información y apetece un pequeño big-bang. Cuando el observador es plenamente consciente de que el observador está determinadndo lo que está observando y así está creando un big-bang pequeño.

En el momento que lucho contra algo o quiero que alguien cambie… lo estoy reafirmando. Aquello a lo que te resistes…PERSISTE.

El CAMPO: la oscuridad total, lo que sustenta toda la energía oscura, lo penetra todo, lo sustenta todo y da la vida a todo.

Se nos dice que estamos en crisis, nos lo creemos y la gente piensa que la crisis la están haciendo los demás cuado en realidad la estamos haciendo nosotros.

Observador:

–          Dentro de una molécula, cuando actuamos en una partícula de la molécula, todas las partículas de la molécula reaccionaban.

–          Estamos viviendo el mundo que vivimos porque todos estamos programados somos un programa basado en la separación: Adán y Eva son expulsados.

Cuantos más estemos de acuerdo con lo que vivimos, con lo que estamos viendo … más estaremos reafirmando lo que hay.

Vamos a decidir ser un OBSERVADOR consciente, despierto: qué decisión tomo en cada instante de mi vida, en cada suceso que observo.

No das para obtener sino das porque sabes que dar es la única forma de funcionar.

La mayor parte de nuestras creencias son inconscientes.

Sanar la percepción. Percepción inocente. El sacrificio viene del miedo y el eegoísmo.

Aquello que reconoces en tu hermano, lo reconoces en ti.

Resentir: algo que tú tienes contra ti que lo proyectas en el otro.

Tal como el hombre piense, así percibirá.

Coherencia de la luz nos lleva a la salud.

Atención a los manipuladores: si quiero cambiar el mundo estoy creando la necesidad y por lo tanto el mundo no va a cambiar. Cuanto más quiero cambiar una cosa, más fuerte va a ser y más se va a resistir. Cuando queremos cambiar a alguien, nos ponemos enfermos. El juicio que yo haga, cambiará la realidad.

Mi atención, a lo que presto atención, es lo que será real. Yo presto atención con un programa y eso se convierte en mi forma de percibir.

No veo el mundo que es sino el que quieero ver. Deja de creer para poder ver.

Sana tu mente y tu cuerpo simplemente te seguirá.

¡No importa lo bueno que seas si el mundo no lo sabe!

Cuando sucede algo tengo un instante para decidir cómo me lo voy a tomar. Ese momento de decisión va a crear mi siguiente momento de realidad. Cuando menos podré elegir entre considerarme una víctima o preguntarme qué debo aprender de eso que me ocurre o para qué me ocurre lo que estoy viviendo.

La decisión la he tomado antes de tomarla y por tanto: ALEA JACTA EST: se te dará así porque así lo crees.

Si yo pienso que algo es difícil ya tenemos al campo cuántico poniendo todos los obstáculos para que tengas razón: cambiar la intención: si yo pido desde la necesidad, la Creación me da necesidad. Si creo que dando pierdo, no tendré…

Cuando yo observo, colapso la información de ondas y es cuando se da la respuesta.

El mundo que estoy viendo tiene que ver con cómo yo observo lo que veo.

Cada uno vive en una línea espacio – tiempo. No todos viven la experiencia de la misma manera porque la diferente interpretación que damos viene de los diferentes programas que llevamos.

 

 

 

 

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en BIODESCODIFICACIÓN, CONSCIENCIA, DESPERTAR, SALUD, UCDM y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a EL OBSERVADOR EN BioNeuroEmoción

  1. Maria del Mar dijo:

    Gracias por todo lo que me das cada día.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s