EJERCICIO PRÁCTICO PARA TRASCENDER TU SOMBRA

En definitiva, todo lo que aquí y en otros tantos espacios se comparte tiene un único sentido: el de ayudar en esa ampliación de consciencia que nos lleva a percibir de una forma diferente y por lo tanto atraerá vivencias diferentes a nuestra vida. 

En esa ampliación de consciencia cada uno va a su ritmo y por tanto cada uno encontrará en su momento las herramientas, los recursos necesarios para esa transformación de percepción. Y lo que para uno ahora es válido para otro lo será más tarde o no lo será nunca porque su camino iba dedicado a otros menesteres… ¡vete tú a saber! Por eso, juzgar el camino del otro o creer que uno sabe lo que el otro necesita… no viene a cuento ni trae cuenta… para el que aconseja ni para el que no lo recibe – bien porque no está preparado o porque está en otro momento… – Se gasta mucha energía y el resultado es casi siempre nulo. A veces nos sorprende que una persona a la que le hemos dicho mil veces algo y no nos ha hecho ningún caso… un buen día venga y te diga… que fulanito le ha dicho (lo mismo que tú le decías, ja, ja) y que tiene razón y que… ¡pero si ya se lo había dicho yo!. Sí, pero en aquel momento la persona no escuchó así que como oir llover. 

No sé si será por el ego, por el inconsciente, por los programas, por las creencias… (todo está ahí dentro de ese batiburrillo)… pero lo habitual es “escarbar fuera” como hacen las gallinas “yo no he sido, yo no he sido” y nos pasamos parte del día y de la noche mirando fuera con el dedo acusador: mira este, mira el otro, mira aquello, mira esto… de otros y escondiendo lo nuestro bajo una gran alfombra en el cuarto oscuro.

Total… un desvarío. 

 

El andar mirando afuera y juzgando lo que veo y a los que veo hace que mi vibración sea la del juicio, la de no estar complacido con lo que veo. Y esa vibración es con la que cuenta mi cerebro para configurar sus órdenes: no diferencia que estoy enfadado por lo que ha hecho fulanito o me ha hecho menganito: “es un gilipollas” … para el cerebro es igual que “soy gilipollas” porque con lo que cuenta es con la vibración de enfado, de disgusto, de desvalorización… el matiz que tenga para cada uno el gilipollas así que cuanto más decimos de otros… más nos duele a nosotros porque el cerebro entiende que todo eso nos lo decimos a nosotros mismos. ¡Mira tú por dónde!… ¿a que no viene a cuento, entonces, el juzgar a otros… aunque solo fuera por eso?

Además, desde todas las culturas de sabiduría antiguas y desde la física cuántica más actual se nos dijo y dice que el otro no es sino nuestra propia proyección (la de nuestra vibración) así que bien nos vale ejercitarnos en esa purificación de nuestra propia vibración – que por otra parte es lo único que podemos hacer porque cambiar al otro no está dentro de nuestras atribuciones así que mejor abandonar esa empresa sin sentido -. Eso hará, con ese simple – ja, ja – ejercitarnos en “limpiar nuestra casa” para que así lo que se refleje en el espejo sea nuestra belleza esencial, nuestro ser divino y brillante…

¡Solo era cuestión de limpiar lo nuestro!… lo que hagan los otros con su casa… es su cosa… Si no nos gusta su cosa ni su casa… con no ir… 

Sin embargo, si cuando algo de alguien me revuelve o lo juzgo… me miro a mí misma y me pregunto qué tiene aquello que ver conmigo, qué de mi se refleja allí, en esa situación, en esa persona… ya hemos salido del juzgar, para empezar, y por lo tanto, estamos en otro camino que nos llevará a otra parte, como poco.

Si en ese camino de “limpiar” nuestro reflejo encontramos “paraditas” donde nos revelan y comparten ejercicios prácticos para que podamos quitar la “china” (piedrecita) del zapato que nos estaba haciendo sufrir y poner esa cara de “culo” que dicen los jovencitos de hoy…pues se lo agradecemos desde el alma y nos ponemos a practicar ya para que el resto del camino se haga ligero y sin “chinitas”.

Hoy traigo a compartir con ustedes un “CÓMO LO HAGO” potente. Lo comparte Samuel Pérez (un biodescodifcador jovencito del que ya he compartido antes) en su blog y él a su vez lo aprende de Jorge Lomar (al que también conocemos aquí y nos encanta por su practicidad – entre otras cosas).

Es un ejercicio de 5 pasos hacia la disolución de la culpa que es el perdón. En realidad, al final te das cuenta – sientes –  de que no había nada que perdonar … pero ahí se llega sintiendo… metiéndote en el sentir de lo que sientes… no queriendo dejar de sentir o solucionar lo que sientes o…  Es sintiendo lo que sientes que se puede transformar el sentir… no hay que hacer nada… solo sentir… ello solo se hace. Es mágico pero no hay truco.

Permitirnos sentir lo que sea sin juzgar-nos…¡uau!

Sería empezar la casa con unos buenos cimientos…¿empezamos?

Gracias, gracias, gracias, por la impagable oportunidad de compartir – me. Un honor.

 

Perdonar tu Sombra [Ejercicio práctico] “Como tu enemigo se transforma en tu mejor aliado”.

sombra-perdon-transpersonal
Es posible que en tu familia o grupo de amigos haya alguien que “no tragas”,alguien que no te “cae bien” o directamente que no soportas.

También puede ser que no tengas esta situación (raro, raro…), pero que te encuentras con algunos aspectos de carácter o conducta de familiares cercanos (hijos, pareja, padres…) que no te gustan.

Si por el contrario estás iluminado y en un estado continuo de presente y aceptación plena, este artículo no es para ti… aunque déjame dudarlo.

Cada una de las cosas que no te gustan, que no soportas, que te molestan de los demás, y más aún cuando te molestan más de la cuenta… pertenecen a lo que Carl Jung llamaba la Sombra.

Él decía “Todo lo que nos irrita de los demás, nos puede ayudar a entendernos a nosotros mismos.”

Todo lo que nos irrita de los demás, nos puede ayudar a entendernos a nosotros mismos. Carl G. Jung CLICK PARA TWITTEARLa Sombra hace referencia a todos nuestros aspectos ocultos, positivos o negativos. Son partes de nuestro inconsciente que están negadas o escondidas.

sombra-jungLo que normalmente muestras al mundo, es tu personalidad (del griego persona=careta, máscara), y la sombra es aquello que escondes.

¿Has oído hablar del famoso cuento de Robert Louis Stevenson, el Dr. Jekill & Mr. Hyde.?

Hace referencia a un doctor que elabora una poción con la capacidad de separar la naturaleza del hombre (el bien y el mal) y así por el día es un hombre bueno, el Dr. Jekill, y por las noches se convierte en Mr. Hyde, un hombre que muestra la parte oscura de su propia alma.

Se dice que “todo Dr. Jekill tiene su Mr. Hyde”, a veces muy muy escondido y enjaulado dentro de sí.

¿Y por qué escondemos nuestra sombra?

Muchas veces para ser “buenos”, para estar dentro de los dogmas sociales o familiares, y de ese modo sentirnos aceptados por los demás.

Se nos educa para ser fieles a las normas, a los dogmas, para agradar a los demás… aunque hacer esto signifique ir en contra de nuestra propia alma.

Carl Jung decía “Nadie se ilumina imaginando figuras de luz, sino haciendo consciente su oscuridad.”

Si quieres conocerte más profundamente, observa todo aquello que juzgas en los demás, observa las situaciones repetitivas en tu vida, mira aquello que nunca harías. En todo ello encuentras tu Sombra.

Aquellos que no aprenden nada de los hechos desagradables de sus vidas, fuerzan a la consciencia…CLICK PARA TWITTEAR¿Vas entendiendo qué es la Sombra?

Pues vamos a ver qué hacemos cuando nos encontramos con algo que nos molesta:

¿Te paras y piensas: “Es simplemente una proyección de mi Sombra, voy a mirar dentro de mí, a ver qué puedo aprender de esto.”?

Creo que no, ¿verdad? Aunque tendría mucho sentido.

Lo que abunda, cuando nos encontramos con algo que nos molesta es enfadarnos, juzgar, sentirnos mal, tomarlo como algo personal, culpar, manipular o querer que el otro cambie.

Sí, sí… querer que el otro cambie. ¿O no?

Pensar es difícil, es por eso que la mayoría de la gente prefiere juzgar. Carl G. JungCLICK PARA TWITTEARPongamos un ejemplo:

Un hombre al que le molesta mucho el desorden. Su hijo llega a casa, se quita los zapatos, los deja en medio y se va al salón a ver la tele.

El hombre (padre), se siente muy molesto y empieza a enfadarse, y a hacerte toda una paja mental, con juicios, percepciones y proyecciones de sus necesidades no satisfechas… y cada vez se va enfadando más…

Él cree que se ha enfadado por la conducta de su hijo, y piensa que por lo tanto, no se enfadaría si su hijo fuese más ordenado.

“Si mi hijo pusiera las cosas en su sitio, yo no me enfadaría.”

Pero, ¿realmente se ha enfadado por la conducta de su hijo o por la interpretación posterior?

Lo que vemos en el ejemplo, es una muestra de cómo la Sombra se manifiesta en nuestro día a día.

El libro Un Curso de Milagros, dice: “nunca estoy enfadado por la razón que creo”.

¡Qué gran verdad!

Lo que nos hace sufrir no es lo que sucede, sino la interpretación mental acerca de lo que sucede.CLICK PARA TWITTEAREsto no quiere decir que en el ejemplo, el padre no deba poner normas o límites. Puede hacerlo.

Lo que quiere decir, es que independientemente de la conducta correctiva que adopte el padre, puede dejar de sufrir mentalmente, e incluso utilizar ese suceso para liberar una parte de su Sombra.

Hoy te quiero aportar, es una forma diferente de mirar estas situaciones.

¡Mejor aún!

Te voy a explicar un ejercicio práctico a través del cual todo lo que no soportas de los demás te ayudará a sanar tu mente.

Sí, sí…

El ejercicio se llama “Los 5 pasos del perdón”, y es algo que he practicado durante mucho tiempo, especialmente mientras me formaba con Jorge Lomar (quien creó este ejercicio) en la Escuela del Perdón.

Consiste en lo siguiente:

LOS 5 PASOS DEL PERDÓN

Cuando te encuentres con algo que te molesta, una persona, una actitud, una conducta…

Paso 1, Sensibilidad:

Atiende lo que estás sintiendo. Siente la energía de la emoción en tu cuerpo, sin pensarla, sin razonarla, sin culpar…

Puedes imaginar que es el niño interior que pide atención, cariño.

Normalmente hacemos justo lo contrario, intentamos impedir sentir la emoción, razonarla… no hagas nada de esto ahora.

Simplemente entrégate a la emoción. Conéctate a tu cuerpo y permanece en estado de presencia, atendiendo lo que sientes durante todo el ejercicio.

Paso 2, Tomar responsabilidad:

Comprende que el conflicto no está fuera, está dentro de tu mente.

No es la situación que te hace sufrir, es tu interpretación, una interpretación hasta ahora inconsciente.

No eres culpable, nadie lo es.

Es simplemente un programa inconsciente, una parte de la Sombra y ahora lo ves.

En tu interior tienes el poder de cambiar la forma de ver esto.

Paso 3, Humildad:

No sé.

Un Curso de Milagros dice: “No conozco el significado de nada, incluido de esto (situación). No sé por lo tanto cómo responder a ello. No utilizaré lo aprendido en mi pasado para que me sirva de guía ahora.

No conozco el significado de nada, incluido de esto (situación). No sé por lo tanto cómo responder…CLICK PARA TWITTEARSe trata de no querer darle un significado a lo que estás sintiendo. De abandonar todos tus cursos de karma, psicología, autoestima… de abandonar todo lo que sabes para abrirte a la posibilidad de que quizás ningún razonamiento sea 100% verdad.

Si vienen razonamientos a tu mente (y es normal que vengan en manada), simplemente contéstales “No sé”.

Ten en cuenta que una mente programada no se puede des-programar a sí misma. Tus intentos de darle un sentido a esta situación, pueden traer consigo culpa y miedo.

Entrégate a la humildad de la aceptación, y dite “No sé”.

En el ejemplo, el padre podría estar pensando: “Es que mi hijo no va a cambiar nunca” No sé, no sé si algún día cambiará o no. “Es que cuando era pequeño, mi madre me obligaba a tenerlo todo impoluto, puede ser por eso que me molesta tanto el desorden” No sé, no sé si será por eso o no. Y así con cada pensamiento…

Paso 4, Voluntad:

Se trata de tu voluntad real, de querer estar en paz, de querer aceptar esa Sombra.

“De corazón, quisiera poder cambiar mi forma de ver esto.”

Un Curso de Milagros hace la siguiente pregunta: “¿Quieres ser feliz o prefieres tener la razón?”

En el ejemplo, el padre podría pensar: “Elijo ver a mi hijo totalmente inocente, aceptarlo tal y como es, sin querer cambiarlo”. Recuerda: esto no quiere decir que no le diga que recoja, o corrija su comportamiento, pero ahora podrá hacerlo desde la paz.

Pido ayuda a mi corazón, alma… como quieras llamarlo.

UCDM dice: “Estoy decidido a ver las cosas de otra manera.”

Paso 5, Aceptación:

Se trata de aceptar que la sanación de tu mente se está produciendo.

Entra en sintonía con la experiencia que estás viviendo, con el suceso conflictivo tal como ha sucedido.

Ahora ya sabes que todo es una proyección del inconsciente, y confías en que la sanación suceda.

Esto no quiere decir, que al hacer este ejercicio meditativo, tu emoción se vaya a ir, o ya no te vaya a volver a molestar la misma situación.

A veces, necesitamos hacer este ejercicio varias veces, en situaciones similares, sin caer en la tentación de echar la culpa al otro (es muy tentador, jeje), para que se produzca el “milagro”, de que ya no nos moleste en absoluto.

“Acepto lo que es, acepto la sanación. Gracias, gracias, gracias.”

Cierra el ejercicio, sintiendo la gratitud porque hay algo en tu mente, en tu Sombra, que ya ha cambiado.

¿Qué te parece? ¿Fácil o difícil?

Es práctica, práctica y práctica.

Te aseguro que es un ejercicio muy potente, y que al principio puede no resultarte fácil dejar de querer que el otro cambie, o echar las culpas fuera… (somos adictos a esto).

Pero cuanto más practiques, más fácil te será, y más atento estarás a tus proyecciones.

Entonces ocurren lo que se conoce como “milagros”, que no son más que cambios de percepción.

En el ejemplo, llega el día en que el padre no se siente nada molesto porque su hijo haya dejado algo en medio. Sin esfuerzo, sin hacer nada. Lo corrige o no… pero no se siente molesto.

La transformación ha ocurrido.

Lo que niegas te somete, lo que aceptas te transforma. Carl G. Jung CLICK PARA TWITTEARA veces, en medio del conflicto lo primero que harás sea reaccionar, enfadarte, juzgar…

No pasa nada, más tarde, cuando encuentres un momento de tranquilidad, lleva a cabo los 5 pasos del perdón.

A mi personalmente me ha servido mucho esta práctica, y hoy día la sigo teniendo presente en mi día a día.

Espero que te sea útil este artículo, y quiero pedirte que me ayudes a compartirlo, ¿vale?

¡Pues a practicar!

Espero que me cuentes en los comentarios tu experiencia con este ejercicio.

Un abrazo.

P.D.: Aquí te dejo un par de videos sobre la Sombra: IR A LOS VIDEOS

Fuente: http://www.saulperez.com/perdonar-tu-sombra/

Anuncios
Esta entrada fue publicada en BIODESCODIFICACIÓN, CONSCIENCIA, SALUD y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a EJERCICIO PRÁCTICO PARA TRASCENDER TU SOMBRA

  1. Toñi dijo:

    Realmente interesante y para tenerlo en cuenta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s